Miscelánea

«Luna de miel Lotra de Sol» del grupo actoral Teatro del Cielo – Ecuador

Como el lienzo "La Libertad guiando al pueblo" de Eugéne Dela Croix, la antropología teatral de dos actores nos presentan un espectáculo de la escuela mimo corporal dramático.  Janeth Gámez y Martín Peña, seducen en esa búsqueda de cambiar el tiempo, mostrar los sueños y pesadillas, el interior del ser humano y el mundo interno de los personajes en comunión. Expresados a través de un lenguaje corporal rico en plasticidad y juego lúdico en la escena, una historia de una pareja contada en interpretaciones dramatúrgicas y trabajo de actor.
Por: Julio C. Alcubilla B. 
Mail: julio.c.alcubilla@gmail.com
teatroencritica@gmail.com
Twitter: @editorglobal
Telf. +0412-200.53.90 (Venezuela)
A través del lenguaje corporal dramático, se desarrollan recursos que brindan al cuerpo la posibilidad de expresar más allá de las palabras, sin que ello obedezca a un reemplazo de las mismas, como suele suceder con la pantomima. De forma tal que se nos ofrece un discurso escénico que permite expresar lo que las palabras no pueden, de allí la fuerza de su encantamiento. Sin embargo estos dos actores, del colectivo teatral "El Teatro del Cielo"-Ecuador, además de usar éste lenguaje corporal, hablan en la escena, como complemento de sus acciones. 
Según Martin Peña, uno de los actores, quien accedió amablemente antes de la función de estreno a concederme entrevista en exclusivo, me comentó… "nunca partimos de un texto escrito, siempre nos damos completa libertad del cuerpo y de la mente. Básicamente tenemos un lenguaje corporal que nos permite entender lo que es libertad. Partimos de él, lo estudiamos bien y luego nos permitimos improvisar con palabras".
"Para el caso de "Luna de miel Lotra de sal", nos planteamos simplemente sueños e improvisaciones corporales, lo cual desembocó en la historia de una pareja… eso lo teníamos dentro desde hace tiempo"…
El mimo corporal dramático, anteriormente era considerado como un arte independiente del teatro, concluye en un teatro del cuerpo o la puerta hacia un nuevo teatro. Se basa en la dramaturgia del cuerpo, para lograr alcanzar el arte del actor, considerando que no todo puede ser basado en el trabajo del escritor o dramaturgo y que tampoco sea considerado una unión de las artes. Se usa la música, pero si la misma no se tendría, si no se tuviese literatura o dramaturgia, se tendría por igual un arte del cuerpo y una herramienta para el actor. 
Las Improntas…los maestros…la puesta en escena
Etienne Decroux, en Francia, en los años 30, creó los cimientos de éste arte, junto con Jean-Louis Barrault, famoso actor y director, igualmente francés. Ambos coincidían en que las piezas clásicas del mundo corporal, han de expresar un lenguaje bastante puro. El Grupo "Teatro del Cielo", conocedor de éstas bases, tomo todo éste conocimiento y trataron de crear su propia estética. Intentando que su trabajo, no reflejase nada anecdótico y concibiendo que la realidad es un producto de la actualidad. Es como un cúmulo de cosas que vienen del pasado. A través de su obra, se proyecta la universalidad, que les permita impactar con su estética a todo público.
Estos personajes plantean la relación de una pareja, los cuáles a veces se ciegan por el individualismo. El espectáculo propone demostrar cómo es la mente de cada uno de los personajes, las respuestas halladas en las percepciones y el combate entre géneros, por el dominio de su integridad personal. Se experimentan sus sueños, sus pesadillas, sus deseos y su manera de adaptarse a la convivencia. Tomando como excusa o tema al matrimonio, identificando que hay detrás de cada personaje, o de lo que vemos a simple vista, ir más allá de lo evidente.
Regresando a lo propuesto por Decroux y Barrault, la gramática corporal articula el espacio transversal, el análisis del movimiento corporal debe estar presente en la escena y debe ser parte del juicio del espectador. La antropología teatral incluye el comportamiento pre-expresivo del ser humano, en situación de representación escénica organizada.
La utilización extra-cotidiana del cuerpo-mente, el equilibrio y el uso de la columna vertebral, que producen tensiones físicas pre-expresivas, es lo que traza la línea de estos mimos-corporales,  Janeth Gámez y Martín Peña. Quienes nos muestran un trabajo de articulación muscular, en el que el ritmo, la interpretación, el contrapeso, buscan alcanzar el lenguaje dramatúrgico, con la capacidad de devolver los orígenes a la teatralidad humana más esencial. Movimiento y pensamiento se fusionan, proponiendo reflexiones en un montaje innovador y sorprendente.
En ésta obra pudiésemos por igual reconocer, lo que se distinguió en Europa como "Körpekultur" (cultura del cuerpo), que ofrecía a través de la gimnástica: el naturalismo y el higienísmo,  como una identificación a cierta identidad moderna de las artes escénicas. Reconociendo en el espacio como parte del tiempo y de la energía para la expresión: el movimiento es pensamiento, emoción, acción, expresión, dinamismo, flujo. Como también pudiésemos reconocer lo que Meyerhoold, describe como la biomecánica, en la cual encontramos la ausencia de movimientos superfluos, la rítmica, el aislamiento del centro de gravedad del propio cuerpo, la resistencia. En la que los movimientos se distinguen por su carácter de danza. 
Mis aportes finales acerca de éste espectáculo, resumen citas escritas por un servidor, quien acostumbra tomar notas al ver la escena y describir o narrar mis sensaciones:… "búsqueda de nuestro universo intimista y reflexivo…la memoria teatral renace entre giros de danzas existencialistas y géneros que se debaten en una contienda de existencias…musicalización, más que un marco para el desarrollo de la escena, nos permite un recurso de sensaciones…. Un paraguas negro, dos maletas, varios sombreros y una silla, en un escenario desnudo, permiten que dos actores expertos en expresiones corporales, invitarnos a su viaje de existencias….La cotidianidad que se hace poesía del cuerpo y se complementa con el texto dramatúrgico, ligero, intenso, reflexivo….Juego de géneros, parlamento erudito científico irrumpe en la escena, una historia de pareja, influenciado por un vestuario y estética londinense….un espectáculo para recordar y vivir.

Fuente: Julio.C.Alcubilla B.
TEATRO

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba