Miscelánea

En la Soledad de los Campos de Algodón…la experiencia

Esta obra llega al final de su primera temporada en Venezuela, en el Teatro Río Caribe de San Bernardino, Caracas. Tras la experiencia de un trabajo actoral de elevado nivel, llevado a cabo por El Teatro Ouróboro, dirigido por Alberto Alcalá e integrado por un equipo de hombres y mujeres, investigadores de las artes escénicas. Quienes se enfrentan al texto; del dramaturgo francés Bernard Marie Koltés, considerado el valor  más trascendente de la dramaturgia francesa,  para finales del siglo XX.
Por: Julio C. Alcubilla B.

Mail: julio.c.alcubilla@gmail.com
Twitter: @editorglobal
Telf. +0412-200.53.90 (Venezuela)

Podría decirse que el drama de Koltés nos esboza el tiempo gris del teatro europeo, tal vez afirmar que ésta obra es una oda al nihilismo poético, concluir que el texto ciertamente denso nos deja sin aliento en muchos momentos. Podríamos incluso alegar que nos atrapa, hasta el punto que deseamos huir…

Nuestra lectura se convierte en  aplausos a éste grupo de creadores de la escena, liderados por Alberto Alcalá como EL DEALER y Director  y Reinaldo Rivas como EL COMPRADOR… Invitándonos a  sellar nuestras valoraciones con un apretón fuerte de manos, o dejar escapar nuestra admiración en tono estridente. O por igual, administrar nuestras percepciones, emociones e impacto emocional y comprender que un trabajo de tan cuidada factura, responde a un grupo que no persigue otro objetivo, que el de trascender más allá de la obra, decodificando el universo que mantiene y ha mantenido a las artes escénicas.

Esta obra de Bernard Marie Koltés, nos muestra el resurgimiento de la poesía oscura francesa, que nos lleva al encuentro del gran drama de la existencia. La oscuridad propone un universo de combates, deseos y misterios, que mitigan cualquier lectura interpretativa y la misma responde a la revisión de un texto dramático, de un  dramaturgo que nos lacera con su poética.

Koltés para 1970 había asistido por vez primera al teatro, cuando contaba apenas veintidós años; en aquel entonces vio una representación de María Cáceres y desde ese momento se convirtió en hombre de teatro. Así suscitó su poesía dramática, que en 1983 ofrece al mundo su primera obra "Combate de negro y perros", en la cual nos impuso una tendencia. Luego en 1986, "Muelle del Este" y para 1987 "La Soledad en los campos de algodón… A través de la noche, miramos en penumbra, nos reconocemos, nos amamos, nos liberamos, nos oprimimos… una noche vivida nos declara que existe de verdadero o importante de valor o desvalor, en un día de nuestra existencia…o inexistencia.

Intento por medio de ésta reflexión personal, acercarme a la experiencia vivida llevada a escena sin fisuras por Alberto Alcalá y Reinaldo Rivas en los roles protagónicos, acompañados por su elenco de creadores. Ambos nos ofrecen un espectáculo intenso, disciplinado, alquímico en sus desplazamientos y dominio del escenario, de impacto y para muchos exigente, pues precisa del espectador versado en las artes escénicas. Seguidor de aquellas que no fueron concebidas solo para entretener o divertir, sino las que se gestaron en los orígenes desde los griegos. Sirviendo al gran público, siendo  vaso comunicante en lo humano, lo simbólico y lo onírico; versionando entre drama, tragedia y comedia.  Caracterizadas por el verbo, el gesto y la palabra, precursores de un espectáculo que reclama su poder más allá de la afección simbólica.

El montaje de éste grupo, nos ofrece la convivencia con un recinto derruido,  nocturno, de tránsito, presente o futuro. Lectura real que nos coloca en el imaginario o de abordaje animal que nos conecta con los símbolos, sin tiempo ni eco, sólo existencia. Este lugar provisional es un espacio del que los personajes desean escapar, pues su sentido de compra-venta como equilibrio de las acciones, nos demuestra que esa no es la verdadera vida y por lo tanto, debemos huir de ella. Nos vemos inmersos en un abandono personal que experimentamos con la escena. La cual presume mostrarnos a la vida misma sin serlo...no sabemos si la vida real existe, solo vemos la soledad implacable, que nos descubre a la noche y al ser, en dos personajes que negocian su existencia.

El texto de Koltés, nos desprende interrogantes pues rechaza convencionalismos teatrales, a través de modelar en éste espacio las acciones, a modo de oráculo de nuestra propia destrucción como humanidad, que luego rescata en valores poéticos. Koltés reclama el poder de la palabra, en el que la complicidad y sutileza son aliadas, pues la palabra más que fuerza o alimento de la acción, es compromiso en reflexión y a la vez, dibujo de los personajes en profusa densidad. Esta prosa dirigida a los espacios residuales, para los territorios desolados, en un recinto para la contienda de la noche, desencarna la historia de un  DEALER como arquetipo, el cual pretende negociar su mercancía vida-droga y un COMPRADOR, que… intenta ganarle partido a su existencia.

Es la batalla por la supervivencia en las relaciones de extorsión, las del comercio de almas y dignidades...al desaparecer el valor de lo efectivo, se compra o se vende el idealismo del sentimiento.  Los temas de la represión social suscitan entreverados: la homosexualidad que cede terreno al reconocimiento de la sexualidad clandestina o la seducción, entre dos seres del mismo género; el racismo, la insinuación verás de que la única sangre nueva, debe inyectar las nuevas arterias de Occidente. Por otro lado, la relación comercial en la clandestinidad  de la noche, es evocación del cinismo…"todos somos muy cínicos"… Soliloquios o monólogos compartidos e interconectados, cuyo eje central es la soledad, el deseo, el miedo, la atracción que incita al amor y al odio…

Koltés nos habla a la vez de los marginados, los que probablemente cohabitamos en un espacio de coexistencias enmarañadas. Al mismo tiempo la efectividad y el consumo, se nos muestran como pivote en esa vorágine textual. Que obliga a cada uno de los actores a mantener su lugar atencionado, más allá del discurso, del verbo y hasta del yo…Ambos se dedican a profanar al mismo modo, nuestra conciencia como espectadores. Por si ello fuese lo único planteado, los seres humanos se nos presentan como prospectos clínicos, mostrando así, que la clave teatral de Koltés, se concibe dentro del desarrollo lineal.  En el cual el tiempo y los elementos del decorado, no son saltos estrepitosos, no fomentan soluciones espectaculares o efectistas, no se busca el artificio en su puesta en escena, aspecto que el teatro El Teatro Ouróboro, consideró como dogma.

Del mismo modo, no se considera la desconexión del espectador  en una lectura formal de sucesos escénicos, más bien es el tiempo en su concepción lineal, el hilo conductor que nos permite descubrir como espectadores, la trilogía primigenia de las artes escénicas: acción, tiempo y espacio. Entre el DEALER (el vendedor que necesita concretar su venta) y el COMPRADOR, que se resiste a comprar su deseo, se retrata la verdad humana.

El montaje y la escena del Teatro Quróboro…
Al estudiar su propuesta escenográfica, ésta se ciñe a Koltés, concibiendo una puesta en escena poética: en la que convergen elementos caóticos: Sillas de rueda, vestuario de combate, hojas muertas…un escenario espectral que nos conecta de inmediato a la acción. Abordando a Koltés, lejos de controlar el proceso para enarbolar la poética oscura, el suspenso y un texto que compromete y le exige al espectador.

En esta obra actúan Alberto Alcalá, Reinaldo Rivas, Armando Lozada, Dayana Cadenas y Antonieta Colón, sobre una escenografía diseñada  por Torkins Delgado, realizado por Reinaldo Rivas e intervenido por Adriana González Toledo. Delgado,  es un importante artista plástico y de la escena, comparte la dirección con Alberto Alcalá y Auraelena Pisani. La producción artística es de María Eugenia Romero, la imagen de Guillermina Ramírez.

Ayer domingo finalizó su primera temporada, hasta el mes de Julio, en la que se presentará en el Teatro Alberto de Paz y Mateos, previo a su gira por el interior del país… EN LA SOLEDAD DE LOS CAMPOS DE ALGODÓN se rodará la versión cinematográfica en alta definición y en plano secuencia como largo experimental.

Para finales de este año arrancará la pre-producción de su ópera prima a ser rodada en Colombia, Venezuela y Brasil.

REDES SOCIALES:
https://www.facebook.com/lasoledaddekoltes
https://twitter.com/LaSoledadKoltes

Fuente: Lic. Julio C. Alcubilla B.-
ARTES ESCÉNICAS

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba