Tecnología Hecha Palabra > Salud > Miscelánea y otros >
Rating: Rating: 3.8 - Votos: 8
31/01/2009
Origen de la mente humana
 Vote:
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Facebook Twitter Google RSS

La mejor explicación del origen de la mente humana es la sostenida por el neurólogo portugués Antonio Damasio (1944), trabajando hoy en la universidad de Iowa, quien propone la existencia de:
1) Una película en el cerebro compuesta por diversas imágenes multimedia mezcladas (visuales, auditivas, olfativas) -emergida evolutivamente- con capacidad de representación cartográfica de acontecimientos de cualquier parte del organismo operando sobre millones de cosas y quehaceres corporales. Película que también cartografía aquello con lo que el organismo interactúa, manteniendo constantes los equilibrios químicos de supervivencia. La película representa instante a instante, la continuidad del organismo. Los organismos inferiores unicelulares –sin cerebro- carecen de esta multimedia y
2) la emergencia de un sentido del yo (evidenciada por placer o dolor), propietario de esta película. Poseer un yo, da ventaja para la supervivencia.

Entrevista de Eduard Punset con el neurólogo y premio Príncipe de Asturias Antonio Damasio (inglés doblado al español). Más información en tinyurl.com.

Parte 1 de 2

Parte 2 de 2

Damasio no comparte la conocida posición de Descartes de una división mente-cuerpo. Pensamos con todo el cuerpo -dice- enfatizando que el pensar no es una función cerebral aislada.

Damasio sostiene además, que tomamos decisiones racionales influenciados por nuestras emociones. Soy humano porque tengo emociones que canalizan mis pensamientos. Siento, luego soy (existo). La emoción cambia nuestro cuerpo y cerebro. El pensamiento es la idea de ese cambio.

Damasio asegura que podemos usar el cerebro para sentirnos siempre alegres. Corrigiendo procesos de representación, podremos curar depresiones, adicciones, estrés, cáncer, infecciones. Acceder a conocimientos nuevos, gozar de obras artísticas, tener fé, mantiene la salud.

Proyectar la imaginación a objetivos futuros es la mayor singularidad humana. La memoria, las emociones y el lenguaje hacen que nuestros organismos y cerebros sean únicos y especiales.


NdE:

Descartes' Error: Emotion, Reason, and the Human Brain (El error de Descartes: Emoción, Razón y el Cerebro Humano).

El título es inspirado por el método de razonamiento del filósofo René Descartes, basado en la conocida observación 'pienso, luego existo'. El 'error' en el provocativo título proviene de la argumentación de Damasio quien aduce que las emociones y la razón no van separadas, sino que dependen una de la otra y que en el cuerpo está la génesis del pensamiento.

Libro Descartes Error de Antonio DamasiEl libro trata extensamente la "hipótesis del marcador somático" y presenta una nueva visión sobre la relación mente-cuerpo.

Damasio examina los procesos fisiológicos que contribuyen con el funcionamiento de la mente y desde ahí propone que pensar es inherente a un cuerpo sin espíritu. La diferencia fundamental estriba en calificar al pensamiento como una función fisiológica, basada en la anatomía humana, para llegar a la tautológica expresión "pienso, luego soy", que se convierte esencialmente en "Soy, por lo tanto existo" al aplicar, por encima del dualismo, la idea del neurólogo de un un cuerpo-mente.

En su obra Damasio explora el caso de Phineas Gage, cuya inteligencia permaneció intacta a pesar de sufrir un grave accidente en 1.848. Damasio piensa que la habilidad de razonamiento de Gage fueron severamente dañadas porque sus emociones no podían conectarse al proceso. Este y otros casos de daño cerebral son utilizados para desarrollar la propuesta sobre la emoción y su relación con las actividades humanas.

El autor arguye que la racionalidad nace de nuestras emociones y que estas nacen de nuestros sentidos. El estado de la mente, o sentimiento, es simplemente un reflejo del estado del cuerpo, y el sentimiento es un factor indispensable del pensamiento racional.



António C. R. Damásio

Antonio DamasioDamasio estudió medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Lisboa, donde realizó también su rotación como residente y completó su doctorado. Más tarde, se trasladó a los Estados Unidos como investigador visitante durante seis meses en el Aphasia Research Center (Centro para la investigación de las afasias) en Boston. Allí, su trabajo sobre neurología del comportamiento estuvo bajo la supervisión de Norman Geschwind.

Es profesor de la cátedra David Dornsife de Psicología, Neurociencia y Neurología en la Universidad del Sur de California, donde dirige el Institute for the Neurological Study of Emotion and Creativity de los Estados Unidos (Instituto para el estudio neurológico de la emoción y de la creatividad). Antes de llegar a este puesto universitario, en 2005, Damasio fue profesor de la cátedra M.W. Van Allen y Jefe de Neurología en el Centro Médico de la Universidad de Iowa. Su carrera en Iowa se prolongó entre 1976 y 2005. Además de ser un conocido investigador en varias áreas de las neurociencias, es un autor de éxito de libros de ciencia de tipo divulgativo.

Está casado con Hanna Damasio, colega y co-autora de varios de sus libros.

Como investigador, Damasio tiene como campo prioritario de interés las bases neurológicas de la mente, especialmente en lo que se refiere a los sistemas neuronales que subyacen a la memoria, el lenguaje, las emociones y el procesamiento de decisiones. Como médico, estudia y trata, junto a sus colaboradores, los desórdenes del comportamiento y de la cognición, así como los del movimiento.

Como escritor de ciencia, los libros de Damasio versan sobre la relación entre las emociones y los sentimientos y las bases de éstos en el cerebro. Su libro de 1994 Descartes' error: emotion, reason and the human brain (El error de Descartes: emoción, razón y cerebro humano) fue nominado para el Los Angeles Times Book Award. Su segundo libro, The feeling of what happens: body and emotion in the making of consciousness (El sentimiento de lo que ocurre: cuerpo y emoción en la construcción de la consciencia) fue considerado como uno de los diez mejores libros de 2001 por The New York Times Book Review, además de otros reconocimientos por parte de otras publicaciones.

El más reciente libro de Damasio, Looking for Spinoza: joy, sorrow, and the feeling brain fue publicado en 2003, traducido al castellano con el título En busca de Spinoza (Barcelona, Ed. Crítica, 2005). En él, Damasio explora la relación de la filosofía con la neurobiología, sugiriendo que se pueden diseñar una serie de directrices para la ética humana en relación con la ciencia.

Es miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias, de la Academia Nacional de las Ciencias y de la Academia Europea de las Artes y las Ciencias. Damasio ha recibido numerosos premios, entre los que se incluye el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica de 2005, otorgado también a su esposa.

Es también miembro de los consejos de redacción de muchas de las más importantes revistas de su especialidad.

El ámbito de interés más reciente de Damasio es el neuropsicoanálisis.

Bibliografía
- Descartes' Error: Emotion, Reason and the Human Brain, Pan Macmillan, abril de 1995, (ISBN 0380726475).
- The Feeling of What Happens: Body and Emotion in the Making of Consciousness, Harvest Books, octubre de 2000 (ISBN 0156010755).
- Looking for Spinoza: Joy, Sorrow, and the Feeling Brain, Harcourt, febrero de 2003 (ISBN 0151005575).

Esta biografía es tomada de wikipedia.org (Licencia de documentación libre de GNU). Wikipedia® es una marca registrada de la organización sin ánimo de lucro Wikimedia Foundation, Inc.

Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Facebook Twitter Google RSS

FUENTE

Victor Mechán Méndez - vmechanm.blogspot.com
vmechanm.blogspot.com

AVISO

ESTA NOTA NO CONSTITUYE SUSTITUTO AL ASESORAMIENTO DIRECTO POR UN PROFESIONAL DE LA MEDICINA.

Toda la información contenida en SALUDyTecnologia tiene carácter informal y está únicamente destinada a dar información general para el aumentar conocimiento público sobre las ciencias de la medicina.

Le recomendamos consultar con un profesional de la medicina para aclarar sus dudas en relación con su estado de salud o el de cualquier persona.

EN NINGÚN CASO DEBE TOMARSE ESTA INFORMACIÓN COMO RECOMENDACIÓN MÉDICA.



Comentarios
Jose Miguel Pueyo, psicoanalista - 16/10/2010 - 7:01:01 AM
José Miguel Pueyo Quizá el doctor Antonio Damasio ha olvidado que lo que afirma, algo al menos y no trivial, no es suyo sino de Freud. Así puede leerse en La Contra de «La Vanguardia», Sábado, 9 de octubre de 2010, “Hemos inventado la otra vida como paliativo para el dolor causado por esa destrucción del vínculo entre humanos…” Freudiano, demasiado freudiano, como diría el filósofo bávaro que no quiso serlo, Friedrich Nietzsche, pues esa idea se recoge en El malestar en la cultura, 1929 (1930) del primer psicoanalista. Damasio, a imitación de Michel Onfray, y tal vez en el anhelo también de hacerse un nombre, se atreve con una obviedad de peso y un no menor error epistemológico, “Freud fue pionero en la investigación del inconsciente, aunque el psicoanálisis no sirva para curar una enfermedad mental grave”, afirmación que recoge su creencia en las virtudes de esa nueva entelequia que responde al nombre de Neuropsicoanálisis. Lo peor, empero, no procede de las neurociencias. Se trata siempre, como es habitual en el devenir de los hombres, de sus agentes. Es decir, proviene de aquellos que no han sabido, no han podido o no les ha interesado separar la ideología que caracteriza a las concepciones del mundo, cobijadas en el rubro de la ciencia o en la filosofía, de la singularidad del sujeto. Es conocido el número, no mayor, de los que han superado el discurso del amo, esto es, la imposición de ideales, ya sean en forma de ideas o de objetos, al otro. El saber de amo está destinado a obviar la causa del malestar y la responsabilidad del sujeto en aquello de lo que se queja. La demagogia es veneno que se traga sin agua, así es en no pocos casos. La culpa neurótica suele ser entusiasta del discurso del amo, no pocas veces lo aplaude, es su abanderada. Razones hay para ello, casi siempre inconscientes y, en ocasiones, no tan loables como sin duda ese mismo sujeto desearía. Pero siempre, he aquí lo subrayable, se elude la verdad de la novela familiar, también la del ideólogo, en favor de las imposiciones del Bien Supremo que se entiende necesario para el afligido, angustiado y/o inseguro sujeto. El pensamiento del prestigioso neurólogo portugués sin duda es otro, diplomático como es bien conocido, pero no por eso permite, así lo creo, que advenga la verdad del Otro, el decir del inconsciente que habita al sujeto descubierto por Freud. En cualquier caso, apostar sin más por los genes, los neurotransmisores o las técnicas cognitivo-conductuales (TCC) es hacerlo por el antihumanismo, evidencia de lo cual es la patética reducción que se hace de sujeto humano. El narcisismo y las identificaciones edípicas no resueltas, sin entran en factores más prosaicos, determinan la actividad del amo antiguo y moderno, de cuantos proponen lenitivos de toda clase y condición, desde estimulantes hasta la religión pasando por el yoga, el deporte y el arte, esto es, apoyaturas denunciadas por Freud en el texto mencionado. Ese modo de proceder muestra a las claras la frivolidad clínica, epistemológica y ética del amo, pues más pronto que tarde los paliativos se revelan lesivos para la inteligencia y la vida afectiva y aun de relación del sujeto que ha puesto su malestar en manos del ideólogo, en manos de un individuo que si algo conoce bien es dar la espalda a la verdad de la historia del sujeto que tan humanitariamente pretende defender. Suprimir al psicoanálisis es exterminar al sujeto, y, por lo mismo, opino que no es prudente y sí grave temeridad dejarse mecer por quienes se llenan la boca con la materialidad biológica o con discursos que exudan demagogia, peroratas que, en ocasiones, no queriéndose religiosas no logran transcender el imaginario saber que conforma no poco de lo que se conoce como cultura.

1 comentarios para este artículo.

Realice su comentario aquí
Nombre y Apellido:
Comentario:
IMPORTANTE:
  1. Los comentarios no reflejan la opinión de tecnologiahechapalabra.com, sino la de los usuarios, y son ellos los únicos responsables de las opiniones aquí presentadas.

  2. El usuario acepta ceñirse al Código de Conducta de TecnologiaHechaPalabra.com cuyo contenido ha leído y acepta en toda su extensión.

Ver histórico de Artículos

  Tecnología Hecha Palabra > Salud > Miscelánea y otros > Ir al principio  




ENCUESTA
Además de comunicarme, el principal uso que le doy a mi celular es...
  
  
  
  
  
  
  
Ver resultados
Yolk Visual









CAVEDATOS
Ayuda al Paciente Oncológico
TuComiquita.com
Home | Audio y Video | Publicidad | Suscripción | Titulares | RSS - Tecnología Hecha Palabra (THP) | Foros | Nosotros | Contáctenos
Condiciones de uso y Aviso Legal | Privacidad | Código de Conducta | Accesibilidad | Mapa del Site

'Publicación Tschernig ® Derechos reservados © Copyright 2005-2020 Tschernig' Desarrollado por: