Tecnología Hecha Palabra > Salud > Enlaces y Consejos de Salud >
Rating: Rating: 4.1 - Votos: 19
18/08/2008
Cómo enfrentar el duelo: Apuntes básicos
 Vote:
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande
RSS Twitter Facebook Digg Delicious
Google Windows Live Stumble

Usted ha perdido un ser querido y esto representa una de las tragedias más graves que pueden sucedernos. Así lo entendemos y lo reconocemos. Por ello, permítanos ayudarle en estos difíciles momentos mediante estos cortos consejos. Utilícelos como herramientas que le permitan administrar su dolor en los instantes más difíciles.

La familia.
La pérdida de un ser querido nos afecta a todos como familia y es en ella donde podemos encontrar nuestra mejor ayuda. La situación es bastante dolorosa como para que la familia se desuna y cada uno tenga que llorar solo. Al contrario, en momentos de crisis la familia debe permanecer aún más unida y compartir su dolor conjuntamente.
Recuerde siempre que el duelo es un "asunto de familia" y es allí donde debe intentar resolverse.

Las diferencias.
Las reacciones a la pérdida de un ser querido varían mucho entre las personas y entre uno mismo según la edad que uno tiene y las circunstancias en las que se encuentra cuando tiene estas pérdidas. Por ello, no será apropiado que se compare con otros.

Los factores que marcan la diferencia.
El nivel de apego que se tenía con la persona perdida, las características de la muerte (muerte súbita frente a muerte anticipada o esperada), la personalidad que uno tenga, la disponibilidad de apoyo social o familiar y la presencia de otros problemas graves que suceden al mismo tiempo pueden hacer que nos sintamos diferentes unos de otros a pesar de haber perdido la misma persona.

El dolor.
Debido a que en ninguna otra situación como en el duelo el dolor producido es TOTAL (en verdad toda la vida nos duele), no olvide que su dolor es legítimo, real, extremadamente intenso y muy diferente al de una fractura de un hueso, de una quemadura grave o de cualquier otro dolor severo.

Nuestro mundo.
Cuando perdemos a un ser querido, su ausencia puede afectar de forma grave las relaciones que tenemos con el mundo y con otras personas. Así, es normal que durante el período del duelo sintamos que nuestra realidad se ha hecho añicos, que nuestro sentido de la vida se ha perdido y que sintamos que nuestra personalidad o nuestro corazón se ha roto. Siempre será bueno que exprese y comparta sus sentimientos con sus otros seres queridos: se dará cuenta que ellos piensan y sienten lo mismo.

La mala comunicación.
Una reacción frecuente que tenemos cuando perdemos un ser querido es la de no "mostrarle" a otros nuestra angustia para de esta forma no angustiarles, y los otros hacen lo mismo: No se angustian para no angustiarnos. Así, lo único que logramos es "construir" un muro entre ellos y nosotros, una barrera a través de la cual "pasan algunas cosas y otras no", perdiendo de esta forma la más valiosa herramienta para poder recuperarnos: una buena comunicación, un "espacio", unas "personas" con las que podemos llorar y hablar libremente de la muerte, el dolor, la ausencia, la angustia, la falta que nos hace, etc.

Las fases.
El duelo tiene unas fases o etapas por las cuales transcurre el proceso de recuperación que son muy parecidas a las etapas por las cuales una herida pasa hasta que queda la cicatriz. Las reacciones que se presentan son totalmente normales y esperables ante la pérdida de un ser querido, y son comunes a todos aquellos que se encuentran en estado de duelo. Pueden presentarse de forma simultánea, solo algunas de ellas por vez, el predominio de una sobre otras o escalonadamente, pudiendo persistir algunas por un tiempo más prolongado o continuar en la siguiente fase del duelo. Así, no se extrañe, lea sobre ellas, déjelas pasar y compártalas.

Síntomas.
Sentirá muchas cosas, algunas de ellas nuevas, extrañas, angustiosas y muy dolorosas. Entre estas están: Incredulidad, confusión, inquietud, oleadas de angustia aguda, pensamientos que se repiten constantemente y que no logra quitarse de la cabeza, boca seca, suspiradera, debilidad muscular, llanto, temblor, problemas para dormir, pérdida del apetito, manos frías y sudorosas, náuseas, orinadera, diarrea, bostezos, palpitaciones o mareos. Reconózcalas, expréselas y compártalas con sus familiares. Se dará cuenta que muchos o todos ellos también son sentidas por otros.

Sentimientos.
El estrés prolongado, la culpa, la rabia, la irritabilidad, el sentimiento de alivio por la terminación de una relación complicada, el buscar a la persona en lugares familiares, sentir su presencia, soñar con él o ella, la incredulidad y la negación, la frustración, los trastornos del sueño, el miedo a la muerte, las ganas de estar solos, la impaciencia y el afán porque todo termine, el cansancio y la fatiga, el repaso continuo de lo sucedido, la desesperación, el desamparo y la impotencia son sentimientos normales durante el duelo. Reconózcalos y expréselos en compañía de sus seres queridos.

Preguntar por lo sucedido.
El revivir la experiencia (la causa de la muerte o lo que condujo a esta) facilita la integración de la realidad de la pérdida (todo lo contrario a lo que la gente suele hacer); es como la limpieza de una herida: aunque duele mucho al principio, a medida que ésta va cicatrizando el dolor será menor. No obstante, la pérdida de un ser querido no se "supera": uno se "recupera" de las pérdidas, más estas nunca se superan; molestarán de cuando en vez como lo suele hacer una cicatriz.

Tiempo.
El proceso de recuperación tras la pérdida de un ser querido suele tardar entre 3 y 4 años para completarse (para uno recuperarse totalmente). El peor período podrá ser el primer año. Tómeselo con calma y no se presione. Cada cosa a su tiempo. Recuerde que lo que predomina es el tiempo subjetivo.

Prevenir.
Durante el duelo debe seguirse un control médico periódico para prevenir, tratar a tiempo o controlar ciertas enfermedades que pueden aparecer o empeorar. Tenga esto presente especialmente si hay adultos mayores de 60 años en la familia o personas con enfermedades graves previas a la pérdida.

Llorar.
Existen muchas circunstancias en la vida que nos producen dolor (golpes, quemaduras, un parto, operaciones, etc.) y por las cuales lloramos con amplia libertad. ¿Porqué no habremos de llorar ante una situación que nos produce un dolor total? (duele el alma, el cuerpo, la familia, el pasado, el presente, el futuro, etc.). Así, no solo se puede llorar, sino que, además, es sano pues el llanto actúa como una válvula liberadora de angustia.

Los cambios.
Cambiar de casa o de ciudad no hará que su dolor desaparezca; además, esto añade la pérdida de un ambiente familiar y de apoyo. No debe olvidar que el dolor lo llevamos dentro e irá con nosotros para donde vayamos. En su lugar, compártalo con sus otros familiares que también estarán sintiendo lo mismo. Recuerde que cuando las penas se comparten parecen menos pesadas.

Los objetos.
Ver las fotos de la persona fallecida, tener sus objetos personales, su ropa, escuchar su música y realizar otras actividades relacionadas con la persona perdida son cosas que a muchos ayudan y a otros angustian. Antes de tomar cualquier decisión, compártalo con los otros miembros de la familia y tomen una decisión entre todos que sea satisfactoria para cada uno.

Las fechas especiales.
Las fechas importantes relacionadas con la persona perdida o con el resto de la familia (por ejemplo, cumpleaños, día de la madre o el padre, navidad, semana santa, etc) serán siempre muy dolorosas y estaremos mal; lo sabemos y deberemos anticiparlo: serán unos malos momentos. No obstante, recuerde que en momentos de crisis la familia debe permanecer más unida aún y llorar conjuntamente. Aislarse sólo empeorará nuestro dolor pues le añadiremos soledad.

Qué hacer.
Algunas personas encontrarán consuelo por la pérdida de un ser querido acudiendo a su sacerdote de confianza, a sus amigos, al ejercicio físico o aumentando sus horas de trabajo diario; para otros podrá ser útil estar en un grupo de auto-ayuda o acudir a los especialistas en duelo. El alcohol o las drogas no son la forma más sana o apropiada de encontrar consuelo; esto solo le añadirá más problemas.

Los niños.
Para ayudar a un niño a enfrentar saludablemente la muerte de un ser querido es absolutamente imprescindible conocer adecuadamente su proceso normal de aflicción, sus atributos especiales, la concepción de muerte que se corresponde con su edad y desarrollo psicológico, los factores de riesgo y el proceso general para facilitar su enfrentamiento. Solicite información especializada al respecto.
El cuidador sustituto.
La calidad de la relación con el cuidador sustituto del niño (es decir, aquel que queda encargado de su cuidado) es el factor más significativo en determinar el resultado   del duelo, incluso más que la misma pérdida.
Su proceso.
El proceso de ayudar a un niño a recuperarse de la pérdida de un ser querido debe estar siempre acompañado de un lenguaje sencillo y apropiado a la edad del niño,  evitando explicaciones complicadas o que estimulen sus fantasías y concepciones equivocadas de la muerte, facilitando en la medida de lo posible su participación,  siempre y cuando éste quiera, en la pena familiar y en los ritos asociados (entierro, velorio, novena, etc).

Ayuda práctica en duelo.
Entre las cosas prácticas que me pueden ayudar los primeros días del duelo están: Lavado de la ropa y planchado, arreglo y mantenimiento de la casa, mercado y preparación de los alimentos, pago de impuestos, servicios públicos, trámites funerarios y otros trámites, compras diversas, animarme a escribir un diario o bitácora, regalarme un libro, acompañarme, cuidado de los niños.

Botiquín de primeros auxilios espirituales.
De la misma forma que en situaciones de urgencia física (por ejemplo, ante una herida o quemadura) acudimos a nuestro botiquín personal, familiar o empresarial de urgencias, igualmente debemos implementar nuestro "botiquín de primeros auxilios espirituales". He aquí algunas ideas: Pañuelos desechables, un devocionario o la Santa Biblia, un libro preferido, teléfonos de amigos que nos pueden ayudar y que saben escuchar, fotos que nos traen gratos recuerdos, frases célebres o reflexiones escritas o grabadas, objetos personales del fallecido, cartas personales, música preferida por el fallecido o por uno mismo, radio-grabadora para escuchar o reproducir, grabación de audio o imagen, libreta y bolígrafo para tomar apuntes, vela, veladora o velón.

Las "Rs" de la rehabilitación para las reacciones de aniversario y otras fechas significativas.
Reunirse: Reunirnos con la familia, amigos y otros seres queridos, recordando que el duelo es un asunto de familia, un momento de unión y comunión.
Repasar (rumiar): Repasar, preferentemente en familia, lo vivido, lo sucedido desde el fallecimiento y todos los hechos que condujeron a la pérdida, así como los logros alcanzados hasta este momento...
Reflexionar: Reflexionar sobre lo sucedido, lo perdido, lo alcanzado, lo que nos espera, lo que pensamos, las decepciones y las sorpresas y sobre lo conseguido.
Reconciliarse: Reconciliarnos con el pasado y el presente, con lo hecho y no hecho, con nosotros mismos y con los demás.
Reposar: Descansar nuestra afligida existencia, mimarnos y cuidarnos física y psíquicamente es una parte esencial del proceso de recuperación.
Ritualizar: Establecer un ritual u homenaje familiar de recuerdo para con el ser querido fallecido es una estrategia muy útil para nuestra recuperación.
Rezar: Rezar alguna oración, frase, poema u otra oración significativa con el culto que se profesa.
Reirse: El buen sentido del humor es una excelente medicina para el espíritu (aunque conocemos los efectos de la risa, debemos ser sensibles al humor de los demás y tener las debidas consideraciones de respeto).

No piense, sienta.
Puesto que el duelo no se resuelve con la razón ni con la inteligencia, sino con el corazón, no trate de pensar o razonar cómo tiene que recuperarse: lo que debe hacer es sentir y expresar su dolor.

Economice.
El duelo absorbe la mayor parte de nuestra energía y cualquier cosa que nos quite energía será molesta e irritante. Así pues, nuestro nivel de tolerancia disminuye. Esto hace parte de la "economía del duelo" a que nos vemos sujetos tras la pérdida de un ser querido.

El ritual.
Cuanto más corto es el ritual más complicado suele ser el duelo.

Recuperación.
Para recuperarnos es preciso curar el dolor (los distintos tipos de dolor) y recuperar nuestro mundo (es sus tres grandes esferas). Estas son las 2 grandes tareas del duelo.

Compense.
La pérdida de sentido de la vida, de la realidad y la fractura de nuestra personalidad nos obligan a "compensar", magnificando, inflando o maximizando lo que queda de cada una de ellas. Muchas veces no es más que darles o devolverles su valor real.

Exprese.
No reprima los sentimientos, más bien articúlelos en palabras (hablar), en papel (escribir), en sonidos (gritar o cantar) o con el ejercicio.

Información, Compañía y Conversación.
Estos son tres de los elementos más importantes para facilitar un duelo sano.

Consulte.
De la misma forma que es apropiado consultar a un médico cuando nos duele algo, llevar el carro al taller o el equipo de música a arreglar, cuando perdemos un ser querido es igualmente apropiado consultar a los especialistas en duelo; no tiene porqué sentirse extraño o débil o sentir vergüenza por ello.

Las dudas.
Recuerde que para los especialistas no hay dudas, preguntas o problemas que no tengan importancia. Si se relacionan con usted y su dolor, estaremos siempre para ayudarle. No dude en pedirnos ayuda.

Más información en homestead.com

Lea más del mismo autor en terapiayfamilia.blogspot.comArtículo publicado bajo Creative Commons de Dominio Público

Artículos relacionados:
- El lado desconocido del estrés.  
- Trastorno de ansiedad generalizada.  
- Fibromialgia.   
- Cómo controlar la ansiedad.   
- Duelo: Asimilar la nueva realidad.

Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande
RSS Twitter Facebook Digg Delicious
Google Windows Live Stumble

FUENTE

Juan J. López Nicolás - terapiayfamilia.blogspot.com

AVISO

ESTA NOTA NO CONSTITUYE SUSTITUTO AL ASESORAMIENTO DIRECTO POR UN PROFESIONAL DE LA MEDICINA.

Toda la información contenida en SALUDyTecnologia tiene carácter informal y está únicamente destinada a dar información general para el aumentar conocimiento público sobre las ciencias de la medicina.

Le recomendamos consultar con un profesional de la medicina para aclarar sus dudas en relación con su estado de salud o el de cualquier persona.

EN NINGÚN CASO DEBE TOMARSE ESTA INFORMACIÓN COMO RECOMENDACIÓN MÉDICA.



Comentarios
Diana Marcela Borja - 25/06/2010 - 2:56:29 PM
la verda me duele mucho todo esto llevo viviendo con una persona 8 años, pero el no quiere formar un hogar conmigo , llevamos viviendo todo este tiempo al lado de mis padres cuando le digo que quiero vivir sola con el se va , yo tome la decision de dejarlo pero me duelo mucho que hago

Susana Quishpe - 31/12/2010 - 1:48:34 PM
Lo peimero amiga tienes que consultar un Psiquiatra para que te medique algo suave y puedas star tranquila, Es mejor terminara tiempo, cuando una persona es insegura no tiene la valentia de enfrentarse al mundo o quisa es muy dependiente de alguien y no puede enfrentar un hogar. Mi hijo estubo muy mal por una ruptura amorosa, pero lo lleve alpsiquiatra y ya supero el duelo del amor perdido, solo ellos te pueden ayudar y luego veras el mundo de mejor manera saludos

ivancardona - 12/04/2011 - 12:31:18 PM
El libro ¿COMO ENFRENTAR LA PERDIDA? es lo mejor para estos casos, lo distribuye las Librerías del Minuto de Dios. www.enfrentandolaperdida.blogspot.com

Alejandra Casas - 22/12/2011 - 5:53:16 PM
La muerte subita deja un daño irreparable en nuestras vidas, pero nos hace mas fuertes para enfrentar otras situaciones, de todas formas ahi que continuar, tu decides como, obviamente en mi caso particular guardando un inmenso y eterno amor a ese ser tan querido y valioso que hoy se encentra con toda seguridad en el cielo y hace parte de los angeles mi hermanita a quien adorare por siempre!!!

PILAR GIL - 13/02/2012 - 12:19:11 PM
quiero saber el numero telefonico de algun especilista para el duelo, las recomendaciones estan interesantes pero quiero algo mas presencial gracias es urgente.

Angela Marval - 04/03/2012 - 4:54:57 PM
Necesito terminar con una relación q me ha echo perder los mejores año de mi vida, él no se decide a formalizar un hogar y ya estoy cansada de esperar. pero no se como enfrentar el dolor y la ansiedad de volver a verlo, ya no se si es amor o costumbre...

omar muñoz - 25/04/2012 - 7:35:07 PM
en el año 2006 perdi una hija de 22 años, hace 5 meses la otra hija que vivia con nosotros, formo su flia y se fue de la casa. y para colmo, en semana santa, fallecio mi esposa, he quedado totalmente solo, soy jubilado,la verdad es que se me hace muy dificil.realmente necesito ayuda. gm1316@hotmail.com.Gracias

patricia rojas - 18/10/2013 - 4:24:43 PM
quizas sin duda alguna el perder un ser querido es la impotencia mas grande que pude haber pues solo han transcurrido dos meses de la muerte de mi yerno y ha sido terrible,lloro duermo poco y siento como si se nos hubiera acabado la vida,aunque relativamente somos jovenes esto nos tiene desequilibrados y muy mal .quisiera por favor me recomienden un buen profesional que pueda ayudarnos ya que estamos demaciado mal gracias

8 comentarios para este artículo.

Realice su comentario aquí
Nombre y Apellido:
Comentario:
IMPORTANTE:
  1. Los comentarios no reflejan la opinión de tecnologiahechapalabra.com, sino la de los usuarios, y son ellos los únicos responsables de las opiniones aquí presentadas.

  2. El usuario acepta ceñirse al Código de Conducta de TecnologiaHechaPalabra.com cuyo contenido ha leído y acepta en toda su extensión.

Ver histórico de Artículos

  Tecnología Hecha Palabra > Salud > Enlaces y Consejos de Salud > Ir al principio  
ÁREA DE USUARIO
Dirección de Correo

Password
¿Olvidó su Password?
Regístrese ahora
ENCUESTA
Una tablet es lo mejor
  
  
  
  
  
Ver resultados








Home | En vivo | Audio y Video | Publicidad | Suscripción | Titulares | RSS - Tecnología Hecha Palabra (THP) | Foros | Nosotros | Contáctenos
Condiciones de uso y Aviso Legal | Privacidad | Código de Conducta | Accesibilidad | Mapa del Site

'Publicación Tschernig ® Derechos reservados © Copyright 2005-2014 Tschernig' Desarrollado por: