Tecnología Hecha Palabra > Ciencia > Leyenda > Ciencia y Seudociencia >
Rating: Rating: 5.0 - Votos: 1
13/10/2007
Horóscopos y otras astropatías
 Vote:
Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande
RSS Twitter Facebook Digg Delicious
Google Windows Live Stumble

La Habana, PL, para RIA Novosti. Por Osvaldo de Melo*. Desde tiempos remotos el hombre se interesó por observar el cielo. Era y es todavía hoy fascinante observar los movimientos de los diferentes astros entre los que muy pronto se diferenciaron los planetas y las estrellas.

Durante mucho tiempo se supuso que las estrellas estaban todas colocadas en la superficie de una esfera cuyo centro era la Tierra, mientras que los planetas, la Luna y el Sol giraban en otras esferas diferentes.

El estudio de las posiciones de los astros era útil además de entretenido. Permitía entre otras cosas orientarse en la tierra y en el mar, hacer calendarios y conocer los momentos oportunos para las cosechas.

También desde un inicio empezó a manifestarse una rama del conocimiento que era una mezcla de religión con superstición según la cual la posición de los diferentes astros en el momento del nacimiento de una persona podía influir en sus cualidades, su suerte, o su carácter.

Se llamó astrología.

Pero el hombre siguió aprendiendo y descubriendo cosas. Se supo que la Tierra no era el centro del Universo, que era ella la que giraba en torno al Sol y no viceversa, que el Sol no era más que una estrella como otra cualquiera, sólo que estaba mucho más cerca de la Tierra.

Pero sobre todo, se descubrió que las estrellas estaban muy, pero muy lejos de nosotros. De hecho, la distancia a las estrellas se mide en una unidad de longitud denominada "año luz" que es la distancia que recorre la luz en un año.

Como esta se mueve a la tremenda velocidad de 300 mil kilómetros por segundo, y en un año hay en números redondos 31 millones de segundos, el año luz equivale grosso modo a 10 millones de millones de kilómetros.

Consideremos por ejemplo la constelación zodiacal Leo. Su estrella más brillante llamada Régulo, que es en realidad una estrella triple, se encuentra a 77 años luz de nosotros.

Mientras tanto Denébola (estrella doble), la segunda en brillantez en el borde oriental de la constelación, se encuentra a 36 años luz, o sea a menos de la mitad de la otra distancia. Esto quiere decir que estas estrellas están no sólo muy lejos de la tierra sino también muy lejos entre ellas mismas.

Ni mucho menos están en una misma esfera como pensaban los antiguos.

Se supone que yo que nací bajo ese signo debo entre otras cosas tener un carácter fuerte, facilidad para formar grupos, ser enamorado...

Pero a mi esto siempre me ha parecido muy extraño: ¿cómo pueden haber influido estos lejanos cuerpos celestes?; ¿qué tipo de interacción se introdujo en el hospital de maternidad donde nací, proveniente de las estrellas, de los satélites o de los planetas, con la capacidad suficiente para definir de golpe y porrazo, como iba a ser yo?

¿Fue la luz, que es una radiación electromagnética?; ¿estaría abierta la ventana (cierto que era de noche cuando nací)?; ¿o fue la interacción gravitatoria, misma que hace girar a la Tierra alrededor del Sol?.

Estas cosas que me resultan extrañas a mí, lo fueron igualmente en el pasado a personas que tenían mucho menos conocimientos que los que tenemos hoy. Ya en el siglo XVII en Francia, durante el reinado de Luis XIV, se hizo excluir la enseñanza de la astrología de las universidades.

Sin embargo, no debemos refutar un argumento por el simple hecho de ser extraño. Ya se sabe que porque algo no se ajuste a lo que se conoce en la ciencia actual, no podemos concluir que ese algo no funcione.

Se puede argüir que los mecanismos según los cuales la posición de los planetas y las estrellas en el momento del nacimiento influyen sobre la personalidad de las personas, son de una índole hasta ahora desconocida, o incluso, rondando el agnosticismo, no cognocibles.

Que una interacción leve, nueva, no detectable es la responsable, o simplemente que no hace falta ninguna interacción, que estas posiciones influyen de una manera que la ciencia no puede explicar.

Pues bien, aún en este caso queda el recurso de la prueba. La ciencia realiza comúnmente experimentos diseñados para detectar, confirmar o desmentir una verdadera correlación entre un efecto y una causa.

Estos se realizan para confirmar diferentes teorías, procedimientos terapéuticos o simplemente para verificar la efectividad de cualquier producto.

Un experimento así fue realizado en el caso de la astrología, y fue publicado en la prestigiosa revista Nature el 5 de Diciembre de 1985 por Shawn Carlson, investigador de la Universidad de California.

El estudio involucró a unos 40 expertos en astrología de Estados Unidos y de Europa y a 116 clientes. Fue realizado a "doble ciego", que se traduce en que ni los astrólogos tuvieron contacto con los clientes ni los clientes con los astrólogos.

Por cada cliente, los astrólogos recibieron tres perfiles de personalidad, uno sólo de los cuales correspondía al cliente en cuestión mientras que los otros dos eran de otros individuos no incluidos entre los 116.

Lo que encontró Carlson es que los astrólogos acertaron exactamente en 1 3 de los casos, o sea, en la misma proporción que si los perfiles se hubieran escogido al azar, sin hacer cartas natales.

Las conclusiones de Carlson en el artículo de Nature son muy ilustrativas: "Estamos ahora en posición de argumentar un caso notablemente fuerte contra la astrología natal. Se tomaron grandes medidas para asegurar que el experimento fuera imparcial y que la astrología tuviera posibilidades reales de salir airosa.

Falló.

A pesar de que trabajamos con algunos de los astrólogos mejores del país, del hecho de que toda sugerencia razonable recibida por astrólogos asesores fue incluida, de que los astrólogos aprobaron el diseño y predijeron el 50 por ciento de éxito que esperaban obtener; los resultados de la astrología no se mostraron mejores que el azar.

Usando un método "doble ciego" se encontró que las predicciones de los astrólogos fueron erróneas. Las relaciones predichas por ellos entre las posiciones de los planetas y otros objetos astronómicos, el momento del nacimiento y las personalidades de los sujetos sometidos a prueba no se confirmaron.

El experimento claramente refuta la hipótesis astrológica.

(*) Doctor en Ciencias Físicas. Facultad de Física de la Universidad de La Habana. Cuba.

Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Tamaño de letra pequeña Tamaño de letra mediana Tamaño de letra grande
RSS Twitter Facebook Digg Delicious
Google Windows Live Stumble

FUENTE

Osvaldo de Melo* - sp.rian.ru
RIA Novosti



Comentarios
0 comentarios para este artículo.

Realice su comentario aquí
Nombre y Apellido:
Comentario:
IMPORTANTE:
  1. Los comentarios no reflejan la opinión de tecnologiahechapalabra.com, sino la de los usuarios, y son ellos los únicos responsables de las opiniones aquí presentadas.

  2. El usuario acepta ceñirse al Código de Conducta de TecnologiaHechaPalabra.com cuyo contenido ha leído y acepta en toda su extensión.

Ver histórico de Artículos

  Tecnología Hecha Palabra > Ciencia > Leyenda > Ciencia y Seudociencia > Ir al principio  
ÁREA DE USUARIO
Dirección de Correo

Password
¿Olvidó su Password?
Regístrese ahora
ENCUESTA
¿Que edad tenía al recibir su primer celular?
  
  
  
  
  
  
Ver resultados








Home | En vivo | Audio y Video | Publicidad | Suscripción | Titulares | RSS - Tecnología Hecha Palabra (THP) | Foros | Nosotros | Contáctenos
Condiciones de uso y Aviso Legal | Privacidad | Código de Conducta | Accesibilidad | Mapa del Site

'Publicación Tschernig ® Derechos reservados © Copyright 2005-2014 Tschernig' Desarrollado por: